USA: ¿cómo afecta Trump al mercado laboral?

USA: ¿cómo afecta Trump al mercado laboral?

Uno de los acontecimientos más importantes de estos últimos meses ha sido la elección del millonario Donald Trump como el más reciente presidente de los Estados Unidos de América.

Y es que su campaña electoral mantuvo en vilo a todos por igual, desde inmigrantes hasta economistas e inversores en el mercado norteamericano. Las promesas de actual presidente eran un atisbo del fin del mundo, pero quizás no sea así después de todo.

 

Los desafíos de la actual administración

Estados Unidos en la era de Trump se enfrenta a un reto económico que se halla principalmente en su tasa de desempleo actual y su bajo crecimiento económico en los últimos años. ¿Cuál es el problema entonces? Pues que los planes del nuevo mandatario deberán centrarse en renovar la economía, llevando con ello un aumento en la producción y las fuerzas laborales.

Se estima que un alto por ciento de personas en edad laboral está fuera del sistema de empleo, por lo cual no entran en las encuestas económicas y de desempleo.

Trump prometió reavivar la industria norteamericana y devolver al país un buen número de las compañías enmarcadas fuera del territorio nacional. La pregunta del momento es si contará para ese entonces con la fuerza de trabajo necesaria para cubrir estas empresas. Puede que ofrezca trabajos, pero ¿habrá trabajadores?

 

¿Cómo se refleja esto en España?

Aunque datos alarmistas enarbolan a Estados Unidos en el sexto escaño en nuestras exportaciones, lo cierto es que representa menos del 5% del total anual del mercado español. En cuanto a las importaciones provenientes de América, tampoco alcanzan el 5%. Algo parecido sucede con el turismo, así que las afectaciones que pueda ejercer el presidente Trump durante su mandato son limitadas.

Otra ventaja es que la Unión Europea tiene la capacidad de responder con fuertes medidas cualquier incumplimiento o sanción en los tratados bilaterales entre ambas economías. En cierta forma, estamos mejor resguardados que gran parte del resto del mundo.